S I N O P S I S  DE UN LIBRO

                    

     ”CUADERNO DE PESCA”

              (Modalidades y técnicas avanzadas de pesca en mar)  

Con CUADERNO DE PESCA, es la segunda ocasión que el autor JUAN BAUTISTA GARCÍA PÉREZ- CASTEJON, sale a la palestra de la edición para profundizar en un tema que él define con el calificativo de apasionante. Su primer libro, aparecido en esta misma colección de Ediciones Tikal, de la veterana editorial Susaeta, se tituló EL ARTE DE LA PESCA, y estaba dirigido especialmente a los neófitos en este deporte que en ocasiones puede llegar a convertirse en un arte.

 

Este Cuaderno de pesca, que lleva como subtitulo Modalidades y Técnicas avanzadas de pesca en mar, es un sólido manual que recoge las modalidades más destacadas de la pesca con caña y embarcación y va orientando a quienes deseen ahondar en esta actividad de reconocido atractivo. Así, de sus veinte capítulos, al menos catorce se dedican a profundizar con rigor y técnica, no exenta de amenidad y cercanía, sobre las diferentes modalidades de la pesca con caña. Variedades como el surf- casting, rock fishing, inslan casting, drifting, inglesa, boloñesa, coup, deriva o garete, etc.

 

En un momento determinado de la obra, y ante la proliferación de términos ingleses, nos explica que ello se debe a que la mayoría de estas formas de pesca han tenido su nacimiento en la cultura anglosajona, de ahí esa nomenclatura trufada de anglicismos.

 

Como tal manual de pesca, el autor va distribuyendo una estructura ordenada de las partes de cada capitulo, cada uno de los cuales comienza sugiriendo dónde y cuando practicar cada una de las modalidades. A continuación, pasa a explicar los elementos técnicos de cada una de ellas: que tipo de cañas, carretes, anzuelos, y sedales, que nudos son los adecuados, la necesidad o no de plomos y flotadores, los diferentes tipos de cebos, el modo conveniente de lanzar el sedal según la presa que se busca y la clase de costa que se puede encontrar, y, en fin, el tipo de capturas que pueden lograrse con cada uno de los aparejos utilizados.

Tal cúmulo de precisiones técnicas no oscurece sin embargo la claridad del libro, su agilidad narrativa para la lectura, ya que en cada uno de los capítulos se hayan insertas una serie de fotografías que iluminan con su colorido las abundantes referencias científicas y técnicas.

 

No voy a detenerme en desentrañar uno por uno todos los pormenores de la obra, que son numerosos y de espléndida factura. Ese es un disfrute que corre por cuenta del lector que acuda con curiosidad a sus páginas. Lectores de este libro que serán de dos clases: por una parte aquellos que lo lean para informarse de primera mano y con detenimiento de nuevas técnicas que no conocen. Pero también este libro es para quienes, teniendo conocimientos serios de este asunto, lleguen a él para confirmar, en el prestigio que este documentado libro tiene, sus propios conocimientos de pesca.

 

No menos interesante que la relación detallada de las diferentes modalidades de pesca, resulta la presencia de algunos capítulos que enriquecen la estructura general de la obra. Así, me parece muy acertado el capitulo 16, denominado Generalidades sobre los peces, que anota algunas precisiones científicas, curiosas e interesantes sobre la fauna marina, tales como los sentidos de los peces y sus capacidades para ser usados en el medio acuático, la coloración de las diferentes especies, las tácticas de mimetismo que utilizan para confundir a los depredadores...  

       

 

Hay precisiones sobre la reproducción y el crecimiento, los modos de propulsión en el agua y, en fin una relación de las diferentes familias, apoyada en referencias científicas clásicas de la biología marina, tales las dedicadas a Carlos de Linneo, el biólogo sueco que en el siglo XVIII, estableció la primera catalogación científica de las especies marinas.

 

El autor se acerca un poco más al futuro lector de su libro cuando, en los capítulos 17 y 18, pasa a dar consejos prácticos sobre la pesca con los pequeños secretos por él aprendidos a lo largo del tiempo y sus descubrimientos: la revisión de los nudos antes de iniciar la pesca, la colocación correcta del cuerpo en los lanzamientos, el cuidado de las cañas de carbono, que pueden rayarse con la arena inadvertidamente, el cambio de velocidad de la embarcación en la pesca del curricán, etc.

 

En el capitulo 18, que lo titula Experiencias vividas con las cañas al hombro, Juan Bautista García Pérez- Castejón, hace un recorrido por la geografía costera de Murcia y Almería, deteniéndose en los lugares de más interés para la pesca, y todo ello ilustrado con hermosas fotografías de estos lugares que son, todavía, antes de la especulación inmobiliaria y el afán inmoderado de en cementar la costa para hacer colmenas humanas que los destruya; son, decía un pequeño paraíso para los bañistas amantes de la naturaleza y para los pescadores en soledad.

 

Nombres de una geografía de calas solitarias de claras aguas limpias y azules: Isla Negra, La Carolina, Las Palmeras, La Escollera de Garrucha, Torre Macenas, Cala Sombrerico, etc.

 

Quiero dejar para el final precisamente los dos primeros capítulos y el prologo de la obra, titulados La filosofía del pescador y el deterioro marino, que, en cierto modo, nos dan algunas de las claves de este libro.

 

En el prologo de Juan Delibes de Castro, director de uno de los canales de más audiencia de pesca deportiva como es canal Seasons en Canal Satélite Digital, y haciendo alusión a que el autor es pionero en programas de pesca en televisión, gracias a su programa La pesca... Arte y deporte dentro de la emisora LOCALIA TV de Lorca, incide en la llegada del tema de la pesca a la televisión e Internet, dos de los medios de comunicación de mayor difusión de nuestro tiempo, lo que indica la popularización del tema de la pesca. Sus palabras son absolutamente elogiosas para la labor de Juan Bautista, de cuyo libro dice que: “es una aportación española única a la pesca moderna, aparte de alegar también un volumen importante de información absolutamente nueva para los pescadores españoles de todos los niveles”. “Uno de los grandes meritos de este libro- añade- es que no es una traducción, como la gran mayoría de los libros sobre técnicas de pesca que se publican en nuestro país, sino que es la explicación de las técnicas más novedosas hecha por un pescador español y adaptada a los escenarios de pesca de nuestro país”.

 

En La filosofía del pescador, sienta las bases de lo que para él debe ser la actitud ética del pescador frente a este deporte. Y nos dice que toda persona que se dedique a él, debe guardar una ética que lo lleve a practicar esta actividad no a la buena de Dios, sino haciendo uso de unas normas no escritas pero necesarias para el respeto al medio ambiente en el que se practica este deporte. Una ética conservacionista cuyas principales reglas podrían resumirse en el respeto absoluto al medio natural, impidiendo su deterioro; la captura de ejemplares adultos, evitando la pesca de alevines o de especies protegidas; el pescar con cierta idea de destinar los ejemplares obtenidos al consumo posterior; la practica de esta actividad evitando dañar o mutilar innecesariamente a los peces...

 

Siendo así, la pesca se convierte en un gozo, ya que el pescador se siente en armonía con el paisaje y no un  depredador cualquiera que arrasa todo vestigio de vida marina, sin importarle el futuro. A este respecto, Juan Bautista reproduce un texto significativo de Joseph Giralt que resume, como si fuera un poema en prosa, su pensamiento: “Muchas noches de verano, pescando en la playa, respirando la brisa marina junto a la orilla del mar, observando el cielo estrellado, mirando la punta de mis cañas, rodeado de silencio que sólo rompe el batir constante de las olas... He pensado en ese momento, que ojalá no fuera roto por nada ni tan siquiera por las picadas de los peces. Esta situación es muy difícil de entender para las personas que son neófitas en este tema y que jamás la han vivido. Pero si puedo decir que esta vida llena de estrés, consumismo y derroche, debemos vivirla intensamente para comprobar que el relax, la tranquilidad, el espacio, la libertad y el contacto con la naturaleza son elementos fundamentales para encontrarse con uno mismo... “

 

El capítulo 2, denominado El deterioro marino, nos habla de la contaminación, la bestia negra de nuestros días, que amenaza la buena marcha de este planeta azul llamado Tierra. Y hace una llamada a la concienciación de todos los que en él vivimos para adoptar el compromiso de detener en la medida de nuestras fuerzas, el deterioro. Una llamada que se dirige especialmente a los pescadores deportivos para que cuiden lo que a ellos les concierne, el litoral.

 

El litoral, amenazado y dañado por los vertidos químicos, dragados de los puertos y playas, construcciones ilegales al borde del mar y cúmulos de la basura que en él se depositan por parte de bañistas, domingueros de fin de semana en barcas y yates, y, también, de pescadores. El mar está agonizando, dice, y nosotros las personas, somos los culpables.

 

De los peligros menos visibles también nos avisa. Por ejemplo, de la pesca indiscriminada y tremendamente sangrienta del atún rojo del Mediterráneo, de los restos contaminantes de las granjas marinas, de la desaparición de las praderas de algas posidonias, que son refugio y alimento de numerosas especies, algas que están amenazadas por una alga de origen tropical, la Caulerpa Taxifolia, que se extiende rápidamente y amaga con acabar la biodiversidad de la fauna marina mediterránea.

 

Frente a esto, alaba la construcción de arrecifes artificiales con diversos materiales que permiten la protección, el refugio y la reproducción de la fauna marina. Este capitulo es un llamamiento comprometido especialmente a todos los pescadores para que intenten por todos los medios no deteriorar, ni alterar los ecosistemas marinos. Termina este capítulo con una reflexión esclarecedora, tomada de una cita: “Solo cuando hayas cortado el ultimo arbol, solo cuando hayas contamindo el ultimo rio, solo cuando hayas pescado el ultimo pez, solo entonces te daras cuenta que el dinero no se puede comer”.

 

Para terminar, diré que Cuaderno de Pesca es una obra de tono cordial, cercana a los lectores a quienes va dirigida, un libro al que se aúnan la posición de este deporte y las técnicas necesarias para practicarlo. Las fotos que lo ilustran, algunas de ellas de magnifica factura, el tono didáctico que lo hace cercano y la sabia distribución de la teoría y la practica hacen de este libro una obra digna de recordar. Un merito que pertenece, es de justicia reconocerlo y pregonarlo, a Juan Bautista.

 

  PEDRO FELIPE SÁNCHEZ GRANADOS

                    Catedrático y Director del I.E.S.”J.Ibañez Martin”

                                                           LORCA  2002

 

PULSE SOBRE HERRERA PARA VOLVER A MENU PRINCIPAL